¡Hola! Mi nombre es Verónica Muñoz Poblano, estudié Asistente Ejecutivo y ahora me desempeño en la Asociación de Amigos Pro Animal como Encargada Administrativa.

Mis tesoros más valiosos son mi familia y mi perra Kira, una hermosa mestiza de color negro de 5 años de edad. Tomamos la decisión de adoptarla motivados por mi hija menor ya que la persona que la rescató nos comentó que su dueña la tiraría a las vías del tren y eso conmovió mucho a mi hija, ya que Kira era un pequeño e indefenso cachorrito de triste mirada.

El amor por los animales me lo fomentó mi padre Felipe Muñoz Márquez, ya que el desde joven se dedicaba a curar a perritos en situación de calle. Recuerdo que en una tarde muy fría llegó a casa y debajo de su camisa traía una hermosa bolita, fue mi primer amiga peluda a la que llamamos Laika. También tuve otros amigos peludos llamados, Dogo, Osa, Criter, Oso, Bugy, Zuky, algunos eran abandonados en mi fraccionamiento y mi padre me inculcaba en alimentarlos.

Me encanta escribir cuentos, bailar y disfrutar el simple hecho de vivir, tengo una participación en Amigos Peludos Radio en el 94.5 F.M en Radio Universidad, los sábados a las 9:30 A.M.

Me encanta rodearme de personas alegres, positivas y empáticas Me molesta el conformismo y las mentiras. Me encanta mi trabajo porque los días son totalmente diferentes llenos de retos, ya que debo estar en constante preparación para poder brindar una atención de calidad y saber cómo orientarlos cuando realizan llamadas de denuncia, heridos etc. Es una constante lluvia de emociones, ya que como tengo trato directo con las personas en ocasiones llegan muy vulnerables por el estado de salud de su peludito y trato de reconfortarlos.

Existe una parte que me entristece de mi trabajo, y es el tener que recibir llamadas de personas que ya no quieren tener a sus fieles amigos y los quieren dar en adopción y amenazan con llamar al antirrábico. Yo estoy a favor de la tenencia responsable, ya que de llevarla al pie de la letra, evitaríamos maltrato y abandono de peludos.

Con Amigos Pro Animal he tenido la fortuna de ver ambas caras de la moneda, cuando llegan peluditos donde su vida está en riesgo y con el paso del tiempo se recuperan tanto física como emocionalmente y están listo para ser adoptados. Me enorgullece que la Asociación Amigos Pro Animal, apoye a personas de escasos recursos cuando llegan con sus peluditos enfermos y llorando por no contar con los medios económicos para sacar adelante a su fiel amigo, pero lo que me motiva es que gracias también a donativos de personas que creen en la labor de Amigos Pro Animal ya que son un eslabón importantísimo en nuestra cadena de ayuda, pues sin ellos no podríamos seguir apoyando.